WOLFANG AMADEUS MOZART

Algunos críticos decían que, Wolfang Amadeus Mozart, parecía tener una línea directa con Dios, pero la verdad era que a este celebre artista, se le atribuían más bien, conexiones sobrenaturales, pero, hacia el lado opuesto, es decir, con el demonio. Esto debido a sus malas costumbres de obscenidad y lenguaje ofensivo en la intimidad, lo que no demostraba en sus obras musicales.

22

El síndrome de Touré

Identificado en el siglo XIX por el médico francés Gil de La Touré, que según especifico el mismo, consiste en una compulsiva necesidad de murmurar, pronunciar o hasta escribir palabras obscenas, ofender, insultar o agredir verbalmente.

Las terapias monstruosas

Para tratar esos ataques de inexplicable rebeldía, mal comportamiento y expresiones, se practican unas tortuosas terapias como: lobotomías, castración, baños en hielo y golpeas en la cabeza hasta calmar los episodios.

Pero debido a la genialidad del músico, su posición en la sociedad y el aprecio de toda la comunidad, no tuvo que ser víctima de tales prácticas, pero eso no evitó que su muerte fuera tan prematura a solo 31 años.

23

 

¿Padecía Mozart alguna maldición?

Por aquellos días antes de la era industrial y el desarrollo de la medicina, se desconocía tal enfermedad, así como muchas otras, para todo esto que la ciencia no podía explicar, tenían una sola conclusión: la locura. Pero algunos un poco más excéntricos y quizás hasta más desquiciados que los propios pacientes, decían que se trataba de maldiciones del mas allá o posesiones de espíritus malignos, que debían ser combatidos como mismo se les atacaba a las brujas, herejes y blasfemos de esos turbulentos tiempos. Pero nunca en esos días de gran ignorancia en muchos aspectos, se atrevieron a pensar que este, como otros músicos también famosos y eternizados en sus brillantes obras, tenían una maldición mucho más peligrosa, la de la novena obra. Esta conocida porque todos los músicos que llegaban a componer una novena sinfonía, no vivía para estrenarla al público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *