Mendigo y Ratoncito

Cierta vez en un crudo invierno de Rusia, un mendigo logra entrar a una casa deshabitada y pensaba quitarse la vida para acabar con su sufrimiento, ya se aprestaba a cortarse las venas cuando ve algo totalmente insólito.

El Ángel Ratonesco

Acercándose sigiloso hacia la silla donde se había sentado, el pequeño roedor parecía portar en su hocico, un pequeño papel verde, arrugado y algo húmedo. Pero asombró fue que no era un billete cualquiera, sino uno de 100 US$. Mientras el ratoncito husmeaba sus zapatos, el mendigo con sumo cuidado de no espantarlo, hurgó entre sus corroídos bolsillos y saco unas migajas de un pan ya viejo y duro, el cual dejo caer al suelo cerca del pequeño mamífero, el cual soltó el billete y corrió rápidamente a esconderse.

El afortunado hombre, salió entonces a comprarse ropa cálida, comida suficiente y una botella de vodka. Aquel ritual se repitió por varias noches, el ratón salía y tomaba las migajas de pan y le dejaba caer el billete.

18

Por Indiscreto, perdió el botín y la vida

Pero su suerte se acababa, por haber alardeado durante una borrachera con otro hombre de la calle, este lo asesinó con la misma navaja con que este se pretendía cortar las venas. Metiéndose a la casa para gozar de aquel beneficio que un pequeño ratón le daba todas las noches.

Quien a Hierro Mata…

Pero su vigilia después de varios días esperando al ratón, que nunca más apareció, fue premiada por la aparición de unos maleantes que tan solo unas semanas antes del insólito intercambio, habían guardado en aquella vieja casa, el botín del robo a un banco internacional en las afueras de Moscú, suponiendo que, al encontrar solo unos cuantos billetes corroídos posiblemente por el mismo ratón, le dieron una golpiza y lo dejaron por muerto.

¿Cómo se supo la historia?

Fue este asesino castigado, quien relató a la policía la tenaz historia y que fue luego corroborada por el señor de la casa de cambio, donde el pordiosero cambiaba casi todas las mañanas un billete de 100 US$, contándole la inverosímil manera en que lo había conseguido.

19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *