La Aglutomanía

La revista británica de psiquiatría público en febrero de 1988, el caso de un joven canadiense de 18 años que se identificó con el nombre de Tom. Quien sufría de Aglutomanía.

¿Qué es la aglutomanía?

Es una fobia al sucio, que obliga a la persona a lavarse las manos y bañarse constantemente ante una supuesta infección de gérmenes que no es tal. Esta obsesiva condición no se puede dominar y requiere de tratamiento profesional para controlarla.

12

Una escalofriante historia

El joven Tom, desesperado por su situación y ya padeciendo de dermatitis y varias afecciones en la piel por el excesivo uso de jabones y someter constantemente su cuerpo al agua, tomó la decisión de suicidarse, diciéndole a su madre que ya estaba harto de llevar una vida tan insignificante y dañada, le planteó que se mataría, y esta, sin pensar siquiera en lo que el hombre planeaba le dijo: “si hombre, sal de ese sufrimiento de una vez por todas, pégate un tiro!”. Tales palabras, sacudieron la psique del muchacho, quien encerrado en su habitación, cogió un rifle calibre 22 y se disparó en la cabeza.

13

El milagro

Pero el chico no falleció en ese atentado contra su propia vida y llevándole rápidamente a un hospital, los cirujanos practicaron la cirugía de rigor, extrayendo el proyectil. Con tan extraña suerte para el paciente que, la bala había rozado en su trayectoria por la masa encefálica, la zona dañada de su lóbulo frontal que causaba su fobia al sucio, eliminando por completo aquella manía que le tenía la vida hecha de cuadritos.

El chico se recuperó tras unas semanas internado en la sala del hospital y terapia psicológica por su intento de suicidio. Después de aquello, no quiso saber más nunca de su madre, que paradójicamente y sin tener la intención de exhortarle a cometer esa locura, le dijo esas palabras que fueron las causantes de que, queriendo acabar con su vida y dejar de sufrir por la aglutomanía, terminara por recuperarla y continuar existiendo como una persona normal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *