Curare

En lo profundo de la selva amazónica, un indígena con todo sigilo, coloca en una caña hueca, un dardo afilado impregnado con una sustancia resinosa de color oscuro. Apunta con esa caña llamada “cerbatana” a su presa y cuando el animal queda inmóvil, sin perder tiempo alguno, ¡dispara! La victima de inmediato queda incapacitada, la zona herida se inflama, siente un mareo que lo atolondra y perdiendo rápidamente el equilibrio, cae inmóvil, para luego morir en pocos segundos.

1

¿Cómo es el curare?

El curare, es un veneno producido por las tribus indígenas venezolanas desde tiempos remotos, según lo relatado por Fray Gumilla: es altamente mortífero y el ingrediente letal es una planta subterránea llamada “Mavacure”, de raíz tuberácea, durante su cocción son tan venenosos los vapores que, hasta las ancianas encargadas de vigilar esa preparación, en ocasiones caen sin vida al inhalarlo. Para probarlo, los indígenas se hacen un corte en la piel para manar sangre abundante, luego acercan un poco del veneno a la herida y si la sangre se devuelve, significa que el veneno está a punto.

La verdad sobre el curare

Aunque esto fue refutado por Alexander Von Humboldt, quien explicó que un curandero de la selva a quien todos llamaban “amo del curare”, les dio inclusive a probar el veneno, de un sabor amargo no muy agradable y que hasta se puede tragar sin peligro alguno, a menos que haya una herida en las encías. Que tampoco es nocivo aspirar el vapor. Para darle cuerpo a la preparación que se usa en el arma de cacería, se le añade infusión de otro vegetal, obtenida de un árbol y que forma una solución viscosa y oscura, que al mezclarse y dejar secar, adquiere esa consistencia parecida al alquitrán.

2

Otros usos del curare

Además de embadurnar las puntas de los dardos, el curare se usa también por los indígenas para calmar dolores espasmódicos y fiebres. Pero en la medicina moderna, se emplea para inducir una parálisis a un paciente grave, a fin de que su cuerpo permanezca en reposo para tratar la afección de pancreatitis, al bajar a cero el consumo de calorías de la musculatura, permitiendo al páncreas recuperarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *