Emma Watson se niega a vivir obsesionada con su físico

La vida de una joven actriz de fama internacional puede resultar muy poco recomendable para mantener una vida equilibrada.

Emma Watson habla en la revista Harpar´s Baazar sobre la presión a la que se encuentra sometida por Hollywood haciendo que se obsesione con las dietas y con su imagen. Este ha sido uno de los principales motivos por los que ha decidido posponer su traslado a Los Ángeles.

Cuando la joven inició sus estudios universitarios en Brown tardó poco tiempo en correr de nuevo a Gran Bretaña para vivir con mayor tranquilidad y encaminar su carrera artística y como modelo.

Emma, de 21 años, admite que en la ciudad de Los Ángeles sentía presión para estar delgada y tener una imagen perfecta. La actriz cree honestamente que volver allí solo sacaría lo peor de ella:“Siento que si tengo que trabajar cuatro horas cada día y contar las calorías de todo lo que me pongo en la boca, y ponerme botox a los 22 y obsesionarme con mi imagen todo el tiempo, me volveré loca. Me desquiciaré”.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *